Una imagen que dice más de mil palabras  

En las últimas semanas las dramáticas noticias desde la frontera de EE.UU. han acaparado nuestra atención. Pero hubo una imagen en particular que decía más de mil palabras. Una imagen que le ha dado la vuelta al mundo. Una imagen que se ha convertido en el símbolo del drama de los migrantes. Una imagen que a muchos, como yo, nos encogió el corazón.

 

La fotografía muestra a una niña pequeña con blusa y zapatitos rosados que ha sido removida de los brazos de su madre por la patrulla fronteriza. En ella se ve cómo la niña se inunda de angustia y rompe en llanto sin entender qué es lo que está pasando con su madre. Esta imagen retrata una de las crisis más trágicas de nuestra historia. Realmente es imposible no sentir nada al ver el rostro desconsolado de esta niña. La fotografía me motivó a conversar con John Moore, el corresponsal de Getty Images responsable de capturar este dramático momento. Moore es fotoperiodista y lleva diez años retratando el rostro y agonía detrás de la migración. Para él presenciar este momento fue muy duro, sobretodo al tratarse de una niña de dos años de edad. Sin embargo, la poderosa fotografía de la niña hondureña, Yanela Varela, ha sido la chispa que ha detonado grandes cambios.

 

Tras la política migratoria de “tolerancia cero” de la administración del presidente Trump, en los últimos dos meses más de 2 mil 300 niños han sido separados de sus padres. Datos oficiales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala indican que 465 de ellos son guatemaltecos. Afortunadamente, una resolución firmada esta semana dicta que estas familias deben ser reunidas en los próximos 30 días. Sin embargo, la crisis va más allá del innegable drama de la separación familiar. 80% de los menores viajan solos o con un coyote, exponiéndose a peligros inimaginables. Datos de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. muestran que entre 1 de octubre de 2017 y el 31 de mayo del presente año, 16 mil 480 menores han sido detenidos, la mayoría de ellos son de origen guatemalteco, incluso superando a México, Honduras y El Salvador juntos.

 

Como padre de familia, no me imagino la desesperación que estos padres sienten para exponer a sus hijos de esta manera. Como dice un conocido poema, “nadie pone a su hijo en un barco a menos que el agua sea más segura que la tierra”. Seguramente no habrán tenido claro los riesgos a los que se exhibían porque, de lo contrario, nunca hubiesen arriesgado el bienestar de sus hijos. La triste realidad es que, para muchos de estos niños, este viaje resulta en violaciones, abusos, extorsiones, torturas e, incluso, la muerte a manos de criminales.

 

De acuerdo con datos de un estudio de 2016, 11.1 por ciento de los adultos guatemaltecos entrevistados “están seguros de que en el futuro migrará”, 64.5 por ciento de las personas que afirman que, de mudarse a otro país, lo harían a EE.UU. 56.7 por ciento de ellos lo haría en búsqueda de trabajo, pero otros cuantos van huyendo de la inseguridad. Datos del Departamento de Seguridad Interior de EE.UU., muestran que las aplicaciones para asilo de personas provenientes del Triángulo Norte han incrementado considerablemente en los últimos años. De hecho, han habido más aplicaciones de 2013 a 2015, que en los últimos quince años. En los últimos 8 meses, más de 20 mil guatemaltecos han sido interceptados en EE.UU. en su trayecto hacia “el sueño americano”. Este número supera las 17 mil detenciones registradas en 2014, el “año más crítico” para las autoridades migratorias.

 

La gran pregunta es, ¿cómo terminamos con esta crisis? A mi parecer, no hemos enfatizado lo suficiente la causa raíz de falta de oportunidades, ni hemos hecho lo suficente para contrarrestar esa falta de empleos. En Guatemala, aproximadamente 125 mil jóvenes ingresan a la fuerza laboral año con año, pero únicamente alrededor 25 mil empleos son creados desde el sector formal. Si no logramos crear esos 100 mil empleos que nos hacen falta, esta crisis se agudizará cada vez más. Pero para lograrlo, necesitamos tener una agenda de activación económica que genere un clima de negocios estable y favorable en el cual se respeten los derechos de propiedad privada y prevalezca el Estado de Derecho. Ivanka Trump, asesora e hija del presidente Trump, recientemente afirmó que los esfuerzos para crear oportunidades laborales en Latinoamérica deben ser doblegados. Por eso mismo anunció el lanzamiento de 2X Americas, un programa que invertirá $500 millones en la creación de empleos a mujeres de nuestra región.

 

De corazón, espero que el drama de estos miles de connacionales termine lo más pronto posible. El presidente Trump recientemente firmó una orden ejecutiva que busca terminar con la separación de niños y padres, pero aún no está claro cómo deben proceder las autoridades. En ese sentido, me parece oportuno resaltar el mensaje del vicepresidente Mike Pence de esta semana. Cruzar la frontera a EE.UU. de manera ilegal es peligroso, “no arriesguen sus vidas”. Ojalá que en su reunión de hoy con los presidentes se puedan discutir a profundidad las causas raíz que motivan a muchos a exponerse de esta manera y así definir acciones concretas para acabar con esta crisis. Para mí, lo que terminará con este terrible drama, es que construyamos una nación próspera para todos. Solo así niños como Yanela podrán tener un futuro prometedor en la tierra que los vio nacer.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s