La educación del futuro

En todo el mundo, cada vez más establecimientos educativos están buscando nuevas formas de incorporar tecnología en sus aulas. Desde tabletas y computadoras, hasta pizarrones interactivos, nadie se quiere quedar atrás. Parece que el modelo de la escuela tradicional quedará en dónde pertenece, en el pasado. Pero, ¿en Guatemala somos parte de esta revolución educativa?

 

Hace unos días el sociólogo y experto en educación, Martín Padulla, compartió sus conocimientos y reflexiones al respecto en el V Congreso Laboral de Cacif. En este escenario se resaltó la importante interrelación que existe entre la educación, el emprendimiento y el trabajo. Estos constituyen los tres ejes sobre los cuales se deben desarrollar estrategias integrales que atiendan las necesidades presentes y que nos permitan tener un futuro más prometedor.

 

En su disertación, Martín habló sobre las nuevas formas de trabajo que están surgiendo en el mundo y la urgente transformación que necesitamos como país. En sus palabras, debemos preparar a jóvenes 4.0, los protagonistas de la cuarta revolución industrial generada por la tecnología. Para ello es primordial enfocarnos en ellos y cambiar el modelo educativo al que son expuestos, para así vincularlo a las necesidades del futuro.

 

En ese sentido, como país tenemos un potencial inimaginable gracias a nuestro bono demográfico. Tenemos una de las poblaciones más jóvenes en toda la región, sin embargo, estamos desperdiciando esta gran oportunidad. Hoy nuestra gente no está preparada para el mundo laboral, ello se evidencia en la falta de recurso humano calificado y la capacitación técnica insuficiente, en parte debido al deficiente modelo educativo con el que contamos. Pero además, hoy existen más de 800 mil “ninis” en nuestro país (jóvenes que ni estudian y ni trabajan). De ese total, 84 por ciento se dedican a hacer tareas domésticas, 8.1 por ciento se encuentran buscando empleo y el 7.3 por ciento tienen otros motivos por los cuales estar así. ¿Cómo cambiamos esta realidad? ¿Cómo le ofrecemos a estos jóvenes la oportunidad de incorporarse con éxito al mundo laboral? ¿Cómo despertamos en ellos el espíritu emprendedor?

 

Para Padulla el cambio es posible si enfocamos nuestras energías en los siguientes puntos: (i) facilitar el acceso a tecnología a través de la educación –sobretodo desde la primera infancia-, e (ii) impulsar políticas activas de empleo que conecten educación y trabajo, que garanticen el fácil acceso al mercado laboral. En todo este proceso, es importante impulsar el espíritu emprendedor para fomentar el desarrollo económico del país. Sin duda, tenemos un reto enorme. Vivimos en un país en dónde la tecnología es un lujo, en dónde el sistema educativo no se ha renovado y sigue atendiendo las necesidades del pasado y en dónde la calidad educativa todavía es un sueño lejano.

 

Una escuela que se ha quedado atrás, no puede preparar a la generación de jóvenes 4.0. Debemos cambiar el modelo y dotar a nuestros niños y jóvenes de las herramientas necesarias para enfrentar el mundo del mañana, y debemos aliarnos de la tecnología para poder lograrlo. Si queremos transformar nuestra nación y tener un futuro prometedor para todos, empecemos por cambiar la manera en que educamos a las futuras generaciones. Basta ya de estar estancados en las discusiones del pasado, en ser reacios a los cambios que necesitamos, en seguir pensando que lo que hacemos está bien. No podemos ser ajenos a la revolución educativa que se vive en el mundo. Los cambios son imprescindibles y urgentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s